Camembert, Comté, quesos ovalados, Emmental cortado, Reblochon, queso de cabra vasco…

Son económicos y fáciles de encontrar en cualquier sección de refrigerados, ya que se consumen a diario, en bocadillos o al corte. Gustan a toda la familia y son referentes regionales y símbolos de la identidad francesa.