Paisajes protegidos e inmensas extensiones, pueblos con carácter y lugares históricos, ríos y canales, viñedos y ciudades teñidas de los colores del sur: Mediodía-Pirineos es sinónimo de descubrimiento, exploración, nuevas experiencias y humanidad. La región, que cuenta con una gran reputación gracias a su gastronomía, su atractivo y su hospitalidad, abarca una gran parte del sudoeste de Francia y aúna influencias del Atlántico y del Mediterráneo. Degustar un Roquefort, un Rocamadour o un Tomme de los Pirineos es viajar al corazón de estos parajes.