Franco Condado es tierra de contrastes, de paisajes boscosos moldeados por el agua y clima duro, un lugar donde se ha desarrollado una tradición ancestral de cooperación que ha servido de base para el desarrollo de sus quesos. Destino natural por excelencia, que hace las delicias de los amantes del senderismo y las actividades deportivas tanto en verano como en invierno y de los gourmets, pues produce deliciosos quesos como el Comté, el Morbier, el Mont d’or, el azul de Gex o el Cancoillotte.