Entre castillos, ríos, viñedos y bosques, los rebaños proporcionan a sus criadores la leche con la que se elabora desde siempre excelentes quesos de cabra, que armonizan perfectamente con los vinos de la región. No hay nada más natural en la tierra de Rabelais, célebre narrador del buen beber y el buen comer.