Situada en la montaña, Auvernia es tierra de grandes espacios moldeados durante miles de años por una importante actividad volcánica. Esta región de volcanes dormidos conserva sus arraigadas tradiciones, principalmente, en lo que se refiere al queso (Saint-Nectaire, Fourme d’Ambert, azul de Auvergne, Salers o Cantal-Tomme), cuya notoriedad traspasa fronteras.