Degustación

Espolvoreado en un plato frío o caliente, en el plato principal, en una tabla de quesos o directamente del envase, de postre, en una tosta fría o en...

Probar

La degustación de un queso se vive como un reencuentro que conmueve a los órganos sensoriales: apariencia, textura, olor y sabor ponen en funcionamiento a la vista, al tacto, al oído y a los órganos olfato-gustativos (nariz, lengua y boca).
Más información sobre la degustación

¿Cómo se consume el queso?

El queso es un alimento multiusos. Ya sabemos que nos gusta comerlo tal y como es, para poner la guinda al almuerzo o a la cena, pero también se puede utilizar como ingrediente de muchos platos regionales como la fondue o la raclette. Además, a veces es un acompañamiento indispensable… el pequeño toque que le da la vuelta a un plato.
Más información

¿Sabía que?

Al contrario de lo que se suele creer, el vino tinto no siempre es la mejor combinación. ¡La sal del queso potencia los taninos! Sin embargo, la acidez de los vinos blancos aporta el suficiente frescor necesario para contrarrestar la grasa y el toque afrutado compensa la intensidad gustativa de los quesos. Las combinaciones con vino blanco exigen un toque de sutileza.

Conozca nuestras propuestas

En la cocina

Descubre nuestras recetas a base de queso francés.